contadores

ALO JESUS

¿Qué es Aló Jesús?

“Alo Jesús” es un ministerio interdenominacional en cuya línea editorial aparecen algunas iglesias aparentemente protestantes, pero que lamentablemente han sucumbido ante las estrategias del ecumenismo.
Sus principios están basados en un cristianismo humanista y lejos de toda radicalidad escritural, en otras palabras, se eleva la antigua consigna de que “todos los caminos conducen a Dios, y todo depende de nosotros”

En sus programaciones tanto de radio como de televisión, se escuchan preguntas de connotados artistas, periodistas, políticos y personas del espectáculo, y las respuestas que reciben son una mezcla de Biblia y de humanismo, que en definitiva crean una fórmula mixta y lejos del evangelio puro de las Santas Escrituras. Obviamente, palabras tan lacerantes y categóricas como: “Arrepentios y convertios” no entran en la línea editorial de este afamado ministerio.

Como antes lo hemos dicho, nuestro propósito es cotejar con la Escritura, enseñanzas de personas o ministerios que utilizan el bendito nombre del Señor Jesús, y el caso del ministerio “Alo Jesús” es un caso emblemático y más aún cuando vemos la participación de iglesias que se dicen evangélicas protestantes, pero que ya se han rendido en los brazos de Roma.

Ciertamente esto es crudo y radical, pero es la demanda que nos impone la Biblia. Es un llamado pacífico, pero no menos categórico. La Biblia dice:
“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” Mateo 7:21
Todo el mundo habla de Jesús, pero no todos están interesados en hacer su voluntad. Ante una encuesta, la mayoría dice creer en Dios, pero esa misma multitud no le cree “a” Dios. No basta con solo decir yo creo, porque la Biblia también habla de eso:
“Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan” Santiago 2:19

“Alo Jesús” enseña que todos son salvos si creen en Dios y mantienen un estilo de vida ordenado. Cada una de las respuestas que ellos les entregan a los políticos y gente del espectáculo, corroboran aquello. Lamentablemente, en lugar de presentarles el evangelio, les hacen creer que Jesús es solo un modelo de vida social que debemos imitar para ser buenos ciudadanos, buenos con el prójimo y así “ganar” la vida eterna. De este modo el protagonismo recae en el pecador y no en el Señor Jesucristo; su gracia y su sacrificio quedan obsoletos. De esta manera, “Alo Jesús” enseña que es el hombre quien busca a Dios. No obstante la Biblia enseña;
“No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios” Romanos 3:11
Que gran responsabilidad tenemos los que de algún modo somos portavoz de Dios. No podemos ni debemos hablar lo que se nos plazca, ni presentar un evangelio humanista con el fin de que los hombres se sientan complacidos. La salvación es un tema solemne y el nombre de Jesús es por sobre todo nombre.
Bien sabemos que la salvación no es por obras para que nadie se gloríe, sino que por pura gracia:
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” Efesios 2:8-9
Sin duda que en este ministerio ecuménico hay buenas intenciones, no obstante, nuestras intenciones no bastan para servir a Cristo. Nuestro deber es guardar su Palabra y eso significa, ser fieles a ella. Nuestro Señor Jesucristo nos deja una clara enseñanza en su ministerio terrenal. Cada instrucción, reprensión o exhortación que él hacía tenía un sello solemne: “Escrito esta”.
La Escritura es lo que ilustra al pecador y lo autoriza para hablar. La Biblia dice:
“Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia” Juan 7: 15-18
El Pasaje es suficientemente decidor. Cualquiera que hable por su propia cuenta, aún bajo el pretexto de “agradar a las personas”, su propia gloria busca. Ninguna persona o ministerio que utilice el nombre de Jesús, pero que no se sujete a la Palabra de Dios, está autorizado para hablar de él. Lamentablemente, este es el caso de “Alo Jesús”. Dios ama a los realizadores de “Alo Jesús”, pero a su vez les dice:
¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? Lucas 6:46
Ser Cristiano es mas que ser buen ciudadano y hacer buenas obras. Es mas que portar un título de “Jesús” o de llevar consigo un ejemplar de la Biblia. Ser Cristiano es someter intelecto, emociones y voluntad al Rey soberano llamado Jesucristo y procurar servirle con fidelidad a su Palabra. Un ministerio que anhela glorificar a Jesús, se somete a lo que la Biblia dice y renuncia indeclinablemente a todo humanismo y a toda ideología ambigua de religiones y huecas filosofías.

Dios nos ayude a ser fieles a los intereses de nuestro Señor Jesucristo, aunque aquello signifique pagar el “precio de la verdad” y ganarse el repudio de los poderosos de este siglo. Amén.

PEL2007

 

 

Deja un comentario