Reflexión - Actualidad

Claridad bíblica en tiempos de confusión y psicosis colectiva

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos”

2ª Timoteo 3:1


Como primera cosa, es importante indicar que el uso del shock y la creación de psicosis colectiva, ha existido siempre. Los entendidos saben que es más fácil manipular la voluntad de la masa social mediante la promoción del terror, y el uso del fuego es el mejor aliado. La gente que tiene miedo, se aferra a cualquier refugio que le asegure “paz:”.

Esto explica por qué toda la humanidad dará la bienvenida al anticristo cuando asome en el escenario mundial, en medio de caos y violencia, de shock y de psicosis colectiva; una vez que la iglesia de Cristo sea arrebatada de este mundo. Bien sabemos, que este personaje ofrecerá una aparente paz que durará solo un corto tiempo.

Pero los cristianos no debemos caer en estas técnicas usadas por aquellos que manejan los hilos de este mundo de maldad para su propio provecho. Debemos echar manos a la consolación, certeza y seguridad que la biblia nos ofrece, al presentarnos a Dios Soberano que tiene todo el control, y que es más, ser ríe de los hombrecitos (Salmos 2:1-4).

De que avivamiento me hablas…

En medio de un mundo convulsionado socialmente; en donde objetivamente vemos el avance de la maldad, de la corrupción y la amoralidad; con justa razón cabe preguntarnos ¿Dónde está el avivamiento que la cristiandad oficial reclama?

Son los mismos que también enseñan que estamos viviendo el “reino de Dios”, y que satanás ya ha sido encarcelado y que no tiene ninguna influencia en este mundo. Son aquellos que dicen que la iglesia esta reinando y controlando el poder temporal. Son los mismos que dicen que Dios está “sacudiendo” los continentes con su poder, y que multitudes se están volviendo al Señor. Así podríamos seguir enumerando y creando un listado de ilusiones utópicas que no se sostienen ante lo que la profecía bíblica literal enseña.

Pero también son los mismos facinerosos que se están robando el dinero de los cándidos feligreses que entregan sus diezmos como simonías para ganarse el favor de su dios. Son ellos que todo lo venden; cobran entrada a sus opulentas conferencias y venden sus libros, etc. Son los mismos que profitan de la lana de las “ovejas”.

Explosión de la caldera social en Chile

El reciente estallido social en Chile que hemos presenciado estos últimos días, no hace sino, confirmar que NO estamos viviendo en el mejor de los mundos, y que por ninguna parte asoma aquel supuesto avivamiento y reino de Dios, que obstinadamente defienden aquellos que han relegado la profecía bíblica en el baúl del recuerdo. Creo que es tiempo de que estos “maestros” que gustan del prestigio y el aplauso, se arrepientan de sus falsas enseñanzas y hagan un profundo “mea culpa” ante sus feligresías, y retornen a la biblia.

A propósito, leía un comentario a través de Facebook de un líder de una iglesia, y que solo se remitía a un análisis político, incrementando con ello aún más la polarización que hace tiempo ya está asentada en la cristiandad que camina sin rumbo, creyendo cándidamente que este mundo se debe conquistar para “cristo”. Pero este líder no hace ninguna referencia bíblica para contextualizar y entender los tiempos proféticos que estamos cruzando como sociedad nacional y mundial.

Lo que está pasando en Chile (y en otras partes del planeta hace rato…), obedece a las mismas causas que acompañan al hombre desde su propia caída en el huerto del edén, y esto se llama PECADO. Esto no te lo va a enseñar ningún cientista político, sociólogo o antropólogo. Lo que tú necesitas ahora es leer la biblia y creer a Dios. El apóstol Pablo dice:

“porque raíz de todos los males es el amor al dinero” 1ª Timoteo 6:10

Todos los problemas sociales que padece el hombre en este mundo de maldad, pasan por este vil amor al dinero. Quienes podrían resolver TODOS los problemas sociales, tan solo con aportar una mínima parte de su riqueza, NO LO HARAN. No soñemos.

Leía un posteo de Facebook, y el ver a un pastor explicando todo este estallido social en Chile, solo sobre la base de la política y la sociología, realmente es un espectáculo patético y vergonzoso.

La biblia enseña que quienes tienen el poder y el dinero, siempre han oprimido al pobre, y siempre lo harán; y nunca querrán compartir sus abundancias con el desvalido. El Señor les tiene un castigo especial para ellos. El resto es solo palabras al viento y una cándida utopía de los falsos profetas. Cristo dijo:

“Porque siempre tendréis pobres con vosotros” Mateo 26:11

Esta fue la magistral respuesta ante el razonamiento humanista de los discípulos quienes reprocharon a aquella mujer que había derramado el perfume de alto precio como muestra de adoración al Señor. Ellos, juzgando solo con intereses terrenales, enojados dijeron que aquello había sido un derroche, en lugar de “venderlo y darlo a los pobres” (Mateo 26:9). Cristo siempre remitió a sus oyentes a mirar más allá de lo terrenal y social. Y no podía ser de otra forma, dado que el hombre no puede solucionar sus propios problemas personales y sociales.

Esta cruda y lóbrega realidad, solo cambiará una vez que Cristo regrese por segunda vez a poner orden en este mundo. Es por eso que Cristo oró: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra“ (Mateo 6: 10). Además Cristo reveló de manera clara (el que lea entienda) lo que es el actual orden temporal, maligno y pecaminoso:

“Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.  Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas” Lucas 16:19-21

Esta enseñanza real ( NO parábola! ) habla del escenario de un mundo profundamente afectado por el pecado. El pecado ha llevado a agruparse en clases sociales: una con privilegios y la otra con necesidades básicas. No obstante, la enseñanza no se queda solo en el diagnóstico de la perversa realidad social, sino que se proyecta hacia la redención, es decir, más allá de lo temporal y terrenal. El rico juzgado en la eterna llama del juicio de Dios, y el mendigo llevado gentilmente por los ángeles al seno de redención. Pero esto no significa de ningún modo, que ser rico es sinónimo de condenación o pobre de salvación, sino que toda la enseñanza de Cristo dice:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.  El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” Juan 3: 16-18

La biblia nos alumbra el camino

La biblia es clara, cuando uno la lee creyendo. La biblia no pretende dar razones científicas para explicar muchas cosas. La biblia nos permite diagnosticar que es lo que está pasando en la sociedad, pero también nos entrega la sentencia determinante sobre lo que va a ocurrir, y que nadie, por más buenas intenciones que tenga, podrá cambiar. El juicio de Dios será una realidad previo al establecimiento de su reinado justo.

Pablo le dice a Timoteo que en los postreros tiempos vendrá “tiempos difíciles y peligrosos”. Eso es lo que la profecía nos enseña. No hay ningún pasaje de la biblia que nos anuncie un mundo mejor, “países para Cristo”, en donde reine la paz, la justicia, la equidad, la seguridad, etc., salvo cuando observamos y creemos firmemente en el extraordinario acontecimiento del regreso de Cristo en poder y gran gloria. Estimado Lector, Cristo volverá a reinar, y ese reino no tendrá fin (Lucas 1:33).

Pero ahora, estamos enfrentando un tiempo difícil y peligroso. Y no lo digo exclusivamente de los acontecimientos que están sucediendo en Chile, sino que observando lo que pasa en todo el planeta. Gracias al Señor, que los que ya somos hijos de Dios solo por gracia, seremos traspuestos o arrebatados al cielo antes que se desaten los juicios terribles a este mundo.

Hay cuatro puntos que debemos considerar los creyentes, ante los acontecimientos que vivimos como chilenos, y como parte de este mundo, que de una u otra manera también entra en esta turbulencia global:

  1. Los cristianos No somos de este mundo (Juan 17: 15-16, Filipenses 3:20)

Gracias al Señor por esta irrefutable realidad. Amados, ¡no somos de este mundo! Y Aunque muchos se opongan a esta enseñanza, no por eso dejará de ser la verdad. Los cristianos somos ciudadanos celestiales. Somos peregrinos y extranjeros que estamos de paso por este mundo  que anhelamos nuestra patria celestial.

  1. El tiempo final será difícil y peligroso (2ª Timoteo 3:1)

 La profecía bíblica es clara en anunciarnos la característica del postrer tiempo, el cual será acompañado de: engaños (Mateo 24:4, Colosenses 2:8), Doctrinas de demonios (1ª Timoteo 4:1), Muchedumbres con comezón de oír mentiras de los falsos profetas (2ª Timoteo 4:3-4), Líderes facinerosos que harán lucro con la “fe” (2ª Pedro 2:3, Judas 1:16), Engañadores que irán de mal en peor (2ª Timoteo 3:13), hombres amadores de sí mismos, avaros, blasfemos, intemperantes, etc. con apariencia de “cristianos” (2ª Timoteo 3:2-5).

  1. Polarización social y escasez de alimentos (Apocalipsis 6:4-6)

Luego de un tiempo después del arrebatamiento de la iglesia, que creemos es un acontecimiento inminente, se comenzarán a abrir los sellos del apocalipsis en el tiempo del “día terrible del Señor y sus juicios”. Estos anuncian polarización social (que ya estamos viendo, incluyendo una cristiandad polarizada por culpa de los irresponsables y autoproclamados “pastores”) y una crisis tal, que dará paso a una grave escasez y hambre. La profecía habla de que a pesar de aquello, la clase privilegiada de todos los tiempos, como siempre, no será afectada sino hasta que se cumplan los tiempos; entonces El Señor les castigará de maneja ejemplar. Tal cual lo dice Santiago:

“¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán.  Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla.  Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros” Santiago 5: 1-3

  1. Tener paciencia hasta la venida del Señor (Santiago 5: 7-8)

El llamado del Señor para su iglesia, no es salir a las calles a protestar en contra de este sistema corrupto, los políticos de derecha o izquierda, o de los avaros poderosos que serán condenados, ni menos polarizar la iglesia, sino que la enseñanza apunta a mirar hacia el cielo con paciencia esperando el regreso de nuestro Señor y Salvador.

Santiago presenta una triste realidad que ya existía en la iglesia primitiva. Había acepción de personas. Es decir, revela que existía la sociedad de clases en el seno de la cristiandad. Y es tan claro el mensaje de Santiago, que dice:

“Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso,  y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?” Santiago 2: 1-4

De la misma forma, Santiago pone en alto el asunto de la <Justicia Social>. Él dice que los ricos oprimían a los pobres. Los estafaban porque no les pagaban el salario (Santiago 5: 4). Sin embargo, El Señor no llama a los oprimidos y victimas del perverso sistema de clases a revelarse o pretender transformarlo, sino que a mirar hacia arriba esperando el regreso del Salvador. Santiago dice:

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor…. y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca” Santiago 5: 7-8

Es la venida del Señor nuestro objetivo y nuestra mira. Es allí donde esta nuestro consuelo y esperanza. Es ese regreso el que nos da vitalidad para predicar el verdadero evangelio de vida eterna, desapegándonos absolutamente de la falsa enseñanza dominionista y de la justicia social. Que El Señor nos ayude a perseverar mirando hacia arriba. Maranata!

PEL 10/2019

 

3 Comentarios

  • Viviana Correa

    Amados hermanos, alabo al Señor porque en su gran misericordia nos ha dado entendimiento para discernir los tiempos en lo que vivimos y aunque nuestros corazones se opriman debemos agradecer al Señor porque su palabra se cumple fielmente y no nos dejará ni nos desamparará. Tenemos el privilegio y la bendición de ser testigos del cumplimiento de la profecía delante de nuestros ojos y sólo podemos levantar nuestra cabezas al cielo y esperar el pronto retorno de nuestro amado Salvador. Que el Señor nos ayude a ser
    luz y sal de este mundo amando a aquellos que están en tinieblas y ser usados por Dios para predicar su mensaje de salvación con más intensidad y esperar que el Señor haga su obra en los que prepare para oír. Un abrazo a todos mis hermanos a la distancia que están pasando aflicción, estamos orando al Señor por ellos. Bendiciones. Cristo viene. Aleluya!!!

  • Haiber

    Todos los días somos testigos de lo que acontece en el mundo, razón por el cual, no hay que alarmarnos porque es necesario que todo estas cosas acontezcan. Además, nosotros no somos de este mundo. Esperemos al señor preparados para irnos al encuentro con nuestro Dios. El Señor actúa en el proceso momento. Y no dejará que sus hijos padezcan las tribulaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *