contadores

DEMAGOGIA CRISTIANA

“Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas”
Eclesiastés 5: 4-5

Si tuviéramos que describir a un político, sea del color que sea, creo que coincidiríamos en calificarlo como un demagogo, charlatán o alguien que vive prometiendo cosas que él mismo sabe que no puede ni quiere cumplir.
En la Biblia aparece un leve discurso del político contemporáneo; aquel que en nombre de los pobres, oculta sus mas bajos instintos de rapiña. Me refiero a Judas cuando acusa de derroche el haber derramado el perfume de nardo puro en la persona de nuestro Señor Jesucristo, argumentando que con esos 300 denarios se podría haber ayudado a los pobres….Lo interesante es que la Biblia aclara que Judas no dijo eso porque estaba preocupado de los pobres, sino que porque era ladrón (Juan 12:1-8)
Pero dejemos atrás a la descripción de los políticos actuales y del tristemente célebre Judas.
Lo preocupante es que a veces elaboramos la misma premisa de los políticos. Prometemos esto y aquello para ayudar a la iglesia, juramos lealtad y devoción para tal o cual actividad, nos comprometemos con entusiasmo para apoyar eventos y el avance del evangelio…pero ¿Qué queda de todo aquello? Solo palabras que al final se las lleva el viento.
A veces somos como una llamarada de parafina…andamos con el “fuego de Jehová” dispuestos, cual el mismo Pedro, a dar la vida por Cristo si fuese necesario. Desarrollamos una vehemencia tal hasta nos asemejamos a Elías confrontando a 400 profetas falsos…pero ¿Qué queda de todo aquello? Solo palabras que al final se las lleva el viento.
Estamos en tiempos de la demagogia cristiana. Muchas promesas, pero poca acción.
Amados, Pidamos al Señor para que nos ayude a ser sensatos, y no prometer lo que no vamos a cumplir. Dejemos atras la actitud politiquera de la cristiandad actual cuyas sesiones se asemejan más a reuniones parlamentarias que a reuniones cristianas.

PEL2006

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *