contadores

EN ESTO PENSAD

“EN ESTO PENSAD” Filipenses 4:8

Es impresionante la velocidad con que viajan los pensamientos. A veces nuestra voluntad esta dirigida hacia un objetivo noble y agradable a Dios, pero en fracción de microsegundos algún fugaz e indeseado pensamiento lo arruina todo.

Dios escudriña hasta lo más profundo de nuestra mente. El sabe lo que pensamos, y por más que ocultemos nuestros pensamientos, Dios ya conoce el estímulo de tal o cual obra que hacemos. El no puede ser burlado. Antes que los hombrecitos hablen, Dios ya lo sabe todo.

Nuestros pensamientos nos confirman día a día lo pecadores que somos. Es tan importante y necesario pedir perdón cada día al Señor, porque solo con un leve pensamiento impuro, deshonesto o poco amable, ya lo hemos ofendido.

Amados hermanos, Dios quiere que aún nuestros pensamientos estén cautivos a su voluntad. Sin duda que la ociosidad nos lleva a divagar con pensamientos pecaminosos y desagradables a Dios. A veces estamos presentes en cuerpo en la iglesia, pero nuestra mente esta ausente. A veces estamos como aquel somnoliento Eutico sentados en la ventana; con un ojo afuera y otro adentro de la iglesia, con un oído en el mundo y el otro en el predicador o con un pensamiento inmundo y otro santo.

Elías decía: “¿hasta cuando claudicareis vosotros entre dos pensamientos? (1 Reyes 18:21)

Dios nos ayude a sujetar nuestra mente y a desechar de inmediato aquellos fugaces pensamientos que entorpecen y limitan nuestra plena relación con Dios. El quiere no solo nuestra voluntad, sino que la plenitud de nuestra mente. Amados, cuando vengan pensamientos indeseados, acordémonos de aquel llamado imperativo de Dios: “En esto Pensad” y desechemos lo demás.

PEL2005

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *