contadores

TEN CUIDADO DE TI MISMO

“Ten cuidado de ti mismo…” 1ª Timoteo 4:16

Parece increíble la declaración de este texto. Existen miles de peligros que nos asedian, existen miles de situaciones adversas que nos estorban, existen miles de perversas artimañas que atentan contra nuestra vida, pero jamás nos imaginamos que muchas de ellas manan desde lo mas interno de nuestro ser.

El peligro, muchas veces, esta en nosotros mismos y es por esa razón que el apóstol Pablo se lo declara con tanta precisión a su amado Timoteo. Dicha advertencia nos invita a desconfiar hasta de nosotros mismos.

¿Es que acaso nuestro corazón nos puede engañar? Por cierto que sí. Jeremías dice:
Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Jeremías 17:9

Ciertamente que todos tenemos un manantial de perversidades que quiere brotar y gobernar nuestra voluntad. Es la constante petición de la primitiva naturaleza que reclama su antiguo lugar. Es el grito incesante del viejo hombre que eleva su rebelión en contra de Dios.
Es la ley del pecado de la cual nos habla Pablo (Romanos 7: 7-25) ante la cual debemos dar la lucha diaria y constante.

Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó que lo que contamina al hombre no es lo que entra, sino lo que sale de él (Mateo 15:11)
Es la triste y cruda realidad de nuestra naturaleza caída. No podemos confiar ni en nosotros mismos. Debemos erradicar de nuestro lenguaje aquel concepto de subjetivismo nocivo en nuestras iglesias. Las famosas expresiones: “Yo pienso, yo creo o yo siento que debería hacerse esto o aquello…” deben ser urgentemente reemplazadas por “Escrito está” o “El Señor dice en su Palabra…”.

Existen tres enemigos de los creyentes en Cristo. El diablo, el mundo y nosotros mismos.
Es por esta razón, la imperiosa necesidad de menguar mas y mas para que Cristo crezca en nosotros. Que sea Él quien hable a través de nosotros y que sea Él gobernando nuestra voluntad.

Dios nos ayude a estar atentos, cual guardia de prisiones, vigilando, observando y analizando nuestra propia vida, porque el peligro, muchas veces esta en nosotros mismos.

PEL2006

 

 

 

Deja un comentario