contadores

YA VIENE CRISTO

“Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará” Hebreos 10:37

Haciendo un pequeño sondeo entre hermanos de diferentes congregaciones, descubrimos el gran anhelo que hay por la venida de nuestro Señor Jesucristo.

El peregrinaje nos va desgastando y a nos hace sucumbir nuestra fuerza y esperanza. No en vano el autor de Hebreos nos dice, además del texto inicial, “No perdáis, pues vuestra confianza, que tiene grande galardón” Hebreos 10:35

A veces el camino se torna oscuro y pesado. A veces nos sentimos como aquel Elías derrotado y echado debajo de un árbol en medio de tribulación y angustia. En algunas ocasiones nos vemos dando palos de ciegos , buscando una y otra fórmula que nos estimule a nosotros mismos y a nuestros hermanos. Y a veces decimos como Pablo a los Galatas creyendo que todo ha sido en vano (Gálatas 4:11)

Pero NO!. Dios nos dice en su palabra que nuestro trabajo en el Señor no ha sido en vano (1 Corintios 15:58). Nos indica que en el mundo tendremos aflicción. Nos advierte que nuestra alma se angustia cada día. Nos señala con claridad y precisión que si al Padre de familia trataron de Belcebú, ¿cuantos más a los de su casa? ¿Por qué extrañarnos de que el camino del creyente verdadero es pedregoso, áspero y sufrido?

Amados, no estamos de fiesta aún. La fiesta llegará cuando estemos con nuestro Señor allá en la gloria. Por lo tanto, tomemos toda la armadura de Dios y fortalezcámonos en el poder de SU FUERZA. Convenzámonos de que somos soldados de Jesucristo y de que debemos sufrir penalidades. Pongamos en servidumbre nuestro cuerpo, no pegando al aire, sino que a sí mismos y levantemos nuestras cabezas y nuestra frente porque nuestra redención se aproxima.
¡Cristo Viene! Amén, sí, Ven Señor Jesús.

PEL2005

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *