contadores

AQUI VIENE EL ESPOSO

Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
Mateo 25:5-6

Esta gran enseñanza que nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo, le entregó a los judíos, sin duda, también es perfectamente aplicable a la realidad que vive su iglesia en estos tiempos.

El denominador común de los creyentes actuales es la tibieza y el sueño. Estamos pasando por un período de adormecimiento. Parece no haber nada que nos despierte del letargo, que nos permita sacudirnos del sopor y de la pesadez de nuestros párpados.

Es como que ya nos olvidamos de que nuestro amado esposo vendrá en las nubes a buscarnos. La pasión por las almas, el servicio en la iglesia, el amor entre los hermanos casi esta en vías de extinción.

Todos recordaremos nuestro primer amor cuando, cual dinámicas gacelas, corríamos sembrando la semilla del evangelio, nos consumíamos en la obra y todo era nada cuando estábamos trabajando con alegría para nuestro Señor.

Pero ¿Qué ha pasado? ¿Por qué este enfriamiento en nuestras vidas? ¿Por qué predicar el evangelio en estos tiempos, a veces parece más pretexto que amor?

Es el tiempo de la iglesia de Laodicea, la cual dice tenerlo todo y que no tiene necesidad de nada. Es el tiempo de una arrogante cristiandad que vive en la tibieza, acomodándose a toda temperatura y circunstancia (comp. Apocalipsis 3:14-22)

Amados hermanos, levantemos el pendón de nuestro Señor Jesucristo y recordemos aquel glorioso clamor de medianoche: ¡Aquí viene El Esposo; salid a recibirle! Él no se ha olvidado de nosotros, no nos ha dejado huérfanos. Él sabe que nuestra alma se aflige cada día, así como el Justo Lot.
Amados, la voz de mando, la voz de arcángel y la trompeta de Dios se escuchará pronto y todo este mundo quedará atrás, y entonces dejaremos de ser peregrinos y extranjeros para siempre. Amén.

PEL2005

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *