Apologética

FORMATEANDO LA IGLESIA DE CRISTO

“Os rogamos, hermanos,  que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar”

2 Tesalonicenses 2:1-2

Escuchar


La palabra “formatear”, tan popular en el lenguaje informático y de computación, tiene que ver con la acción de borrar una información previamente escrita en un dispositivo de memoria, para luego ordenar y reescribir una nueva información.

Tal como lo anticipó el periodista británico George Orwell en su libro visionario y novela distópíca llamada “1984” escrito en la década del 40, la sociedad sería brutalmente “formateada” y custodiada por los poderes invisibles que manejan los hilos de la humanidad conforme a sus propios intereses. Es la agenda de una verdadera dictadura que ya está en avance, y que está literalmente “formateando” la manera de pensar, hablar y actuar de la sociedad.

Como Orwell lo anticipaba, hoy ya estamos en una sociedad que está siendo minuto a minuto vigilada y controlada. Tan solo basta con observar los objetivos que busca, por ejemplo, el estudio de tendencias (trending topics) a través de las redes sociales o la enorme proliferación de los dispositivos inteligentes, cada vez más populares en los hogares (Smart home o Smarth phone, etc.); las aplicaciones geo-referenciales (GPS), o aquellos ojos feroces que se mueven en 360 grados de aquellas sofisticadas cámaras de vigilancia instaladas por todas partes. Sin duda, el fin de todo esto, es el control global de la población. Esta es la pura verdad, aun cuando las autoridades digan que son medidas de seguridad o para mejorar el bienestar de los seres humanos. “nadie os engañe” dijo El Señor (Mateo 24:4).

Para los cristianos que creemos en la biblia, y en particular en el libro de apocalipsis como profecía literal y futura, este “formateo” de la humanidad para llevarla a una homogénea manera de pensar, hablar y actuar, tal cual la sociedad de babel (vea Gen. 11:1), no nos debería sorprender, ya que El Señor amorosamente nos ha anticipado lo que sucederá:

“hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;  y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.  Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis” Apocalipsis 13: 16-17

Este pasaje nos advierte sobre la futura unificación mundial mediante el control global de la población. En parte, ya estamos contemplando el inicio de este plan en medio de lo que consideramos “principio de dolores” (Vea Mateo 24:8, Romanos 8: 22-23). Todo se está ordenando, cual tablero de ajedrez, para el gran “formateo” global de la sociedad bajo la dictadura del usurpador que la biblia llama Anticristo (1 Juan 2:18)

Nadie puede negar que hoy se está pretendiendo “formatear” la mente de nuestros hijos en los colegios; haciendo grandes esfuerzos por borrar la impresión de la ley moral de Dios para reescribir la nueva escritura conforme al príncipe de este siglo. Se les enseña que no hay Dios; que los seres humanos somos producto de una gran explosión llamada “big-bang”; que provenimos de una supuesta evolución de las especies mediante una selección natural; que hay diversidad sexual, que no hay pecado, que no hay moral, etc. etc. Sin duda, es la dictadura del pensamiento que busca crear generaciones monolíticas que hablen, piensen y actúen conforme al estándar del enemigo de Dios. Es la anomia (sin ley) post modernista la que está mostrando sus claras aristas para transformar a las nuevas generaciones.

No os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar…

El texto que encabeza este artículo cobra mucha vigencia para lo que estamos viviendo en nuestros días. Corresponde a una exhortación que Pablo les hace a los hermanos de Tesalónica ante el peligro de cartas fraudulentas y enseñanzas falsas que estaban pululando en medios de las filas de los cristianos de aquella época, y que pretendían socavar, torcer y desviar la atención de la perspectiva futura de la iglesia de Cristo.

En sus dos epístolas a los tesalonicenses, Pablo habla contundentemente sobre lo que vendrá en el futuro. Él les instruye acerca del arrebatamiento de la iglesia, de la resurrección de los muertos en Cristo, de la apostasía, de la manifestación del anticristo, del día del Señor y de su segunda venida en poder y gran gloria. Él mismo les recuerda que previamente ya les había hablado sobre todas esas cosas cuando estuvo con ellos en su segundo viaje misionero (ver 2 Tesalonicenses 2:5, Hechos 17:1-3) La razón, es porque había “maestros” que estaban enseñando que tales cosas (aún futuras) ya habían ocurrido o estaban ocurriendo. ¿No le parece conocido todo esto?

¡Por supuesto! hoy también hay muchos que enseñan osadamente a sus iglesias a observar las profecías futuras como hechos ya pasados (preterismo). Si Ud. no lo sabía, en la actualidad, se está enseñando que todo lo relacionado con la tribulación, el anticristo, la marca de la bestia, la persecución, y el apocalipsis en general, son acontecimiento que ya se cumplieron en los primeros años de la iglesia; en particular en el año 70 d.C. Y todo pasaje relacionado que hable de la aflicción temporal de los creyentes; de las luchas y de las persecuciones, etc., son interpretables sobre la base de los hechos históricos pasados, pero nunca futuros. Estos maestros actuales dicen que el libro de apocalipsis es un libro de enseñanza espiritual, histórica y de paralelismo progresivo, negando absolutamente su contenido profético y de cumplimiento futuro.

Ante esto, sin duda que la advertencia de Pablo a los hermanos de Tesalónica a no moverse fácilmente del modo de pensar”, sigue tan vigente como en el tiempo en que fue escrita la carta a aquella iglesia de la región de Macedonia. Es necesario amados hermanos que no nos dejemos “formatear” por la dictadura del pensamiento que está atacando la sociedad secular y también a la iglesia de Cristo. Nos pretenden moldear de acuerdo al formato global que busca la transformación de las iglesias locales en corporaciones empoderadas y unidas. Nunca olvide que si en una iglesia se predica el evangelio sin la perspectiva celestial futura; eso No es el evangelio. Es hora de que cada uno como miembro del Cuerpo de Cristo, responsablemente juzgue de acuerdo a las escrituras, y pueda descubrir el gran engaño que comienza con el formateo de la mente de líderes y pastores de las iglesias locales.

Formateando a la iglesia

Ha oído la frase: “predicación para el hombre de hoy? Este popular “cliché” acuñado por muchos predicadores de renombre de la actualidad, es el llamado a subir a este “bus” del formateo de la iglesia. ¿Qué significa? – Significa que ellos están borrando todo lo que se ha hecho en el pasado. Es borrar todo aquello que fieles predicadores de la sola Palabra de Dios enseñaron en el pasado, en términos de doctrinas, formas e identidad, para “formatear” y reescribir un nuevo mensaje, doctrina, forma e identidad, de acuerdo a la perspectiva del hombre actual.

Se les enseña a contemplar la historia de la iglesia como principal referencia para entender cómo debemos andar hoy, sin dar el exclusivo énfasis a la enseñanza de Cristo y de sus apóstoles. Algunos osadamente están hablando presumidamente de “re-evangelizar” a las iglesias. Es que acaso ¿habrá un nuevo evangelio? – Será que ¿Dios dejó pasar 1900 años para recién ahora mostrar su voluntad a la presente generación? – ¿O Será que estamos contemplando los albores de la apostasía final de la cual habló abundantemente Cristo y sus apóstoles?

Salomón decía: “Lo que fue, eso será, y lo que se hizo, eso se hará; no hay nada nuevo bajo el sol” Eclesiastés 1:9. La importancia de distinguir los tiempos que estamos viviendo, ha de ser la tónica urgente en las predicaciones y mensajes para las iglesias en el día de hoy,  a fin de no extraviarse del evangelio verdadero. Cada vez vemos con más evidencias aquella pérdida de perspectiva celestial que debería tener la iglesia. Hoy todo se presenta con intereses y metas terrenales, instantáneas y utópicas por lo demás. Actualmente ya no se habla de que este mundo cambiará solo cuando nuestro Señor Jesucristo regrese por segunda vez a establecer su reino como él lo ha prometido. Hoy es la iglesia que reclama tener el poder, la autoridad y la capacidad de revertir el rumbo de esta sociedad, yéndose en contra del curso de la profecía. Pero claro, como la mayoría ha eliminado de los pulpitos las profecías, no tiene ningún sentido para ellos pensar en el futuro, y por lo tanto, solo el presente es lo que importa para quienes han sido formateados hacia la unidad y globalización final.

Con esta falsa perspectiva de las nuevas generaciones de predicadores que han “mordido el anzuelo” del llamado avivamiento (que nunca llega…), piensan que el mundo cambiará con el esfuerzo de todos. Dicen que la iglesia debe “tomar su lugar que le pertenece en la sociedad”. Dicen que los problemas actuales son producto de la errónea enseñanza de los antiguos predicadores que solo hablaban de la vida eterna, del cielo y nada más.

Por tal razón, impulsados por su corazón, y no por la escritura, al igual que como ocurre en la sociedad secular, esta artillería de predicadores formateados que lideran mega iglesias, cuyos miembros ni siquiera saben lo que está pasando, están “formateando” a las iglesias locales para borrar su “disco duro”, ordenarlo y dejarlo apto para reescribir encima la nueva enseñanza y la nueva perspectiva.

Conferencia y seminarios para pastores (Grow- Church o Igle-crecimiento enmascarado)

Estas mega conferencias que se han hecho tan populares en las últimas décadas, y que han sido tan atractivas para los predicadores actuales, son verdaderos caldos de cultivo para “formatear” líderes de iglesias locales. No solo significa una importante contribución económica para quienes las organizan (porque no son gratis como El Señor lo enseña), sino que representan verdaderas “escuelas de pensamiento” que están homogenizando a la actual generación de líderes, en pos ae una perspectiva global y de dominio que no aparece en la biblia. Con esto se está socavando lentamente la importancia y la conformación de una iglesia local conforme a la biblia. Sin duda que es el mismísimo negocio del “igle-crecimiento” o “Grow Church” enmascarado.

Lo que estamos presenciando es tan igual a lo que sucedió en la iglesia del primer siglo que fue afectada profundamente por la antigua escuela de Alejandría, desde donde emergieron los “nuevos pensadores” que terminaron fundando la iglesia católica romana. Y en lugar de perseverar en la doctrina de Cristo y sus apóstoles, la mayoría fue “formateada” por la filosofía de Alejandría.

Recordemos que durante los primeros 400 años d.C., la fiel iglesia de Cristo predicaba la perspectiva futura del reino de Dios, pero con la fuerte influencia de las “conferencias de Alejandría”, líderes y pensadores como Orígenes (siglo II) y Agustín (siglo IV) terminaron por borrar la enseñanza premilenarista desde la mentes de generaciones de cristianos, para reescribir la nueva idea “A o Post-milenarista”, construyendo así una cristiandad dominionista como lo vemos el día de hoy, conforme a la perspectiva político-social de la Iglesia “madre”, Católica Apostólica y Romana.

Formateando a pastores y líderes       

En la práctica, vemos a un pastor de una humilde iglesia local, que acude (sinceramente) a estas conferencias realizadas en los Estados Unidos. Ve los grandes auditorios, y estupefacto toma fotografías de la infraestructura. Se toma orgullosamente “selfies” junto a los actuales “grandes” del evangelio. Luego le sorprende la enorme multitud y el engañoso fruto de todo eso, y dice en su corazón: “yo también quiero esto en mi iglesia”.

Ya mordiendo el anzuelo, dicho pastor recibe (sin ningún examen o sin dudar nada) toda la enseñanza que se le imparte desde el colosal y oneroso pulpito, y comienza lentamente a creer que efectivamente Dios en este tiempo está “sacudiendo los continentes con el poder de su Palabra”, y que está produciendo un “avivamiento en todas partes”, pero olvida triste y deliberadamente que El Señor nos ha dicho por Su Infalible Palabra absolutamente lo contrario sobre el camino angosto de la iglesia en este mundo. En su mente comienza a decir: “vaya que estaba equivocado enseñando a mi iglesia acerca del arrebatamiento, de la perspectiva peregrina y celestial, de los tiempos de apostasía, del engaño del último tiempo, etc., etc.”

Luego le instruyen sobre cómo se debe “adorar” en su iglesia local; él llega a creer sobre la necesidad de actualizarse e incorporar más instrumentos y más música actual para el hombre actual. Se le imprime en su mente de que no importa la música, pero sí la letra. Y aunque quizás hay algo que le redarguye en su interior, sin embargo, preso de su engañoso corazón y mente racional, sigue cautivo de aquel “doctor” de turno que le instruye y que le formatea sutil y sigilosamente su mente y su voluntad.

Después regresa a su ciudad, luego de visitar la opulenta conferencia, y comienza a formatear su iglesia local impulsado con la pleonexia (avaricia) ya adquirida. Cambiando los asientos, el pulpito, las luces, el audio; incorporando la música popular, el arte, y todo lo que le dijeron en la mega conferencia para pastores allá en la “gran ciudad donde mora Dios”.

Al cabo de un tiempo, el formateo comienza a dar “los frutos”. La gente que estaba cansada de oír lo mismo de siempre; ahora empieza a despertar y a entusiasmarse con la nueva infraestructura, las luces, las nuevas butacas, los instrumentos y la “nueva alabanza”. El pastor se lo atribuye al “avivamiento” que le prometieron en la conferencia pasada, por lo tanto, entusiasmadamente da gracias y glorias al Señor, y agenda un nuevo viaje para asistir a otra conferencia y seguir recibiendo de este “bendito formateo” que supuestamente le ha producido un avivamiento en su propia iglesia, sin preguntar ni un segundo al Señor, si todo aquello es solo parte “el sutil engaño” del cual las escrituras nos advierten. En resumen, todo pastor que termina midiendo “su propio éxito” observando el valor <cuantitativo> de su iglesia, es un candidato para ser formateado por este Sistema perverso que está destruyendo a las Iglesias locales.

Hacia una sola religión mundial

En conclusión, tenemos una producción de iglesias “Formateadas” por la mente de quienes son dirigidos hacia la estandarización del pensamiento, del lenguaje y de la voluntad de toda una masa de personas. “Eso es lo que estamos presenciando fuera del bosque, porque desde dentro no se puede apreciar”. El que lea entienda. El hermano Roger Oakland decía lo siguiente:

 “Los himnarios han sido lanzados fuera de las iglesias. Las bancas han sido sustituidas por los asientos del teatro; butacas suaves con terminales de tarjetas de crédito inclusive. Estar cómodo mientras se asiste a la iglesia es el estándar actual. La profecía de la Biblia y las advertencias sobre la apostasía están totalmente relegadas a un museo. Además, Israel ya no tiene un lugar importante en la Escritura. Judíos son un problema para la nueva iglesia emergente. La teología del reemplazo ha ignorado el Israel de la Biblia y se sustituye el pueblo escogido de Dios con la iglesia que está a punto de establecer el reino de Dios aquí en la tierra. En otras palabras, el cristianismo ha sido reformado y los que se niegan a aceptar esto, son considerados ignorantes, inmaduros, sin educación, etc. Ellos están marchando en el camino de la paz mundial.

 Una sola religión mundial por la paz es la consigna; el Papa y sus seguidores, es el ambiente actual para lograrlo. La mentalidad posmoderna ha secuestrado el verdadero cristianismo bíblico y ha transformado a Dios en “un dios” de su propia imaginación. La Palabra de Dios se está degradando y hasta considerando un mito. ¿Ha notado como está barriendo el mundo el énfasis del asunto del crecimiento de la iglesia? Mega-iglesias, dirigidas a objetivos que comercializan diversión y entretenimiento están creciendo exponencialmente. Las iglesias que hacen hincapié en la Biblia y la salvación por Jesucristo solamente están muriendo y van de “salida”. Las grandes iglesias, las hacen más grandes y las iglesias pequeñas, son cada vez más pequeñas. Parece que el cristianismo que cree en la Biblia está a punto de extinguirse” [ Roger Oakland EL DERRUMBE DEL CRISTIANISMO – http://spgchile.org/el-derrumbe-del-cristianismo/]

Aunque parezca majadero, reitero que todo esto es parte del plan de la unificación mundial, conocido como el Nuevo Orden Mundial. Una sola lengua y unas mismas palabras (Génesis 11:1) nos advierte la biblia respecto a aquella generación de los hombres que se unieron en contra de la voluntad de Dios. En el futuro (y en parte ya lo estamos viviendo) será exactamente igual. Muchas iglesias actuales guiadas por sus líderes junto a una membresía cómoda que no lee ni se informan, ni conocen el rumbo que está tomando su pastor, están transitando hacia la unificación mundial del “cristianismo”. Una religión mundial es el objetivo.

Si Ud. observa diligentemente y sin prejuicios humanos, solamente teniendo la biblia en su mano, descubrirá que tanto en el plano secular la economía y la política, como en el plano religioso (las iglesias), están siendo “formateadas” para pensar, hablar y actuar de la misma manera. Y por cierto, todo díscolo o disidente, es y será considerando como un “paranoide o delirante” que enseña anacronismos en esta época, que no tiene formación teológica, que divide el cuerpo de Cristo, que es ignorante, etc., etc.

Que la gracia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo nos ayude a perseverar y no dejarnos mover fácilmente de nuestra manera de pensar conforme a lo que la infalible Palabra de Dios nos enseña. Que así sea. Amén. Maranata!

PEL 03/2019

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *