contadores

LLUVIA DE ORO

Pastor evangélico prometió lluvia de oro a sus feligreses.

VER VIDEO
Reportaje de TVN

Fecha edición: 10/04/2007 03:27
Fuente: La Tercera

Una insólita promesa a quienes tengan fe realizó el pastor de la iglesia evangélica “El impacto de Dios” a sus seguidores: aseguró una lluvia de oro enviada por el propio Creador desde las alturas.

En declaraciones a TVN, el pastor Ricardo Cid afirmó que en una reunión en la que había al menos un millar de personas, “empezó a caer oro del cielo sobre todo el pueblo, toda la gente es testigo de esto, cuando de repente la gente se abalanzó hacia adelante” asegurando que vieron caer varios trozos de oros de distintos tamaños.

Esta versión fue apoyada por varios devotos, que sostuvieron que podían ver el metal precioso que caía del cielo.

“Creemos que ese Dios que compartió la riqueza con Israel, la está compartiendo con el pueblo de Dios también”, aseveró Cid.
La iglesia “El impacto de Dios” fue fundada en EEUU el año 1993, sin fines de lucro.

El año pasado, Cid y su hermana Sandra se enfrentaron duramente luego de que la mujer cuestionara el uso de los bienes y recursos de la iglesia que estaba haciendo el obispo.

Cid aseveró que la lluvia de oro es sólo la primera parte, porque Dios está vivo y seguirá haciendo milagros.

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos…los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados” 2 Timoteo 3:1-13

Como es sabido, TVN ha estado difundiendo un reportaje en donde queda al descubierto la escoria que se esconde tras el título de iglesia evangélica. Es de verdad denigrante y triste ver como los impíos se burlan y hacen mofa, y lo peor, con justa razón. Ahora ya no basta los chaquetazos de Benny Hinn o las supuestas tapaduras de muelas con amalgama dorada, sino que se ha desatado una lluvia de oro en la congregación Impacto de Dios liderada por Ricardo Cid, quien luciendo un particular atuendo Hebreo – católico ( con kipá, túnicas, cadenas, etc. ) reparte pepitas de oro a sus feligreses.

Sin duda que estamos en tiempos de apostasía. Hoy las grandes montoneras de personas han sucumbido ante el engaño, y han abandonado La Palabra de Dios. Adoran mas al pastor, y lo que dice la Biblia es de menor importancia.

Hoy reaparece otro falso profeta que enloda despiadadamente la genuina fe evangélica. Este señor ya había sido acusado de homosexualismo, pero continúa su carrera de engaño, viviendo de la lana de las ovejas.

La Biblia dice que por causa de estos falsos profetas
“…el camino de la verdad será blasfemado” (2 Pedro 2:2)
y eso es justamente lo que consiguen estos facinerosos y sinvergüenzas traficantes de almas.

Es impresionante ver como estos señores tienen una verdadera fiebre por el oro. Personalmente me topé con uno de ellos en un taco de regreso a mi casa. Era uno de estos empresarios de la fe que iba en su flamante camioneta y con su brazo afuera, ostentaba un enorme anillo y un Rolex de oro que brillaba mas que el sol.
El diablo ha seducido a estas personas a tal punto, que han volcado sus vidas al dios mamón ( el dios del dinero) y es como decía Pablo:
“porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” 1 Timoteo 6:10

Dios tenga misericordia del señor Cid y le dé el arrepentimiento para vida eterna. Lo que nos resta a nosotros, es lo que dice La Palabra de Dios:
“Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. A algunos que dudan, convencedlos. A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.
Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén” Judas 20-25
Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos. Amén.

PEL 2007

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *