contadores

EL BUS DE LA UNIDAD

Mirad que nadie os engañe. Mateo 24:4

Cuando los discípulos de Cristo le preguntaron acerca de las señales del fin, Él les respondió categóricamente diciendo: “Mirad que nadie os engañe”. Es muy importante considerar que el “engaño” es una copia de la verdad, pero no es la verdad. Es decir, aparentemente parece ser la verdad, pero al exponerlo a la luz reveladora de La Palabra de Dios, se evidencia que el “engaño” solo era una apariencia muy similar a la verdad. Es por eso que debemos llevar toda enseñanza o iniciativa a la lupa escrutadora de la Palabra de Dios. Pablo dijo: “Examinadlo todo; retened lo bueno” 1 Tesalonicenses 5:21

Como nos hemos enterado, por estos días ha llegado a Chile un bus conocido como “el bus de la libertad” para protestar pacíficamente en contra leyes que se están tramitando en el congreso, y que apuntan a legitimar actos aberrantes como el asunto de la identidad de género, matrimonio homosexual (homoparental) o despenalizar el aborto. Hasta aquí todo bien…

El problema es cuando nos enteramos del origen de este bus, ya que proviene de una ONG española denominada “Citizen Go” y de la organización llamada “hazte oir”, cuyos integrantes son de la ultra derecha católica romana. Su fundador es Ignacio Arsuaga Rato, un activista católico romano ligado a la ultra derecha española.

Fotografía de Ignacio Arsuaga fundador de “Hazte Oir” (Citizen Go)  que evidencia su relación con la curia romana

Por su parte, uno de los anteriores directores de la entidad “citizen go” organizadora del recorrido del bus, es Álvaro Zulueta activista católico romano quien reconoce que el liderazgo espiritual del papa Juan Pablo II es lo que lo motivó a organizarse para promover campañas sociales en contra de leyes anti naturas de distintos países. El mismo declara: “Los católicos, tenemos que decidir: ser testigos de la historia o ser protagonistas de ella”. Finalmente podemos confirmar sin duda, que esta ONG es dirigida por la ideología católica romana ultra conservadora.

Fuente:https://www.aciprensa.com/noticias/alvaro-zulueta-citizengo-defiende-la-vida-la-dignidad-de-la-persona-la-familia-y-la-libertad-65366/

http://www.portaluz.org/los-catolicos-tenemos-que-decidir-ser-testigos-de-la-historia-o-48.htm

Ahora bien, es necesario aclarar y resaltar, que todo cristiano en su sano juicio, repudia absolutamente toda legislación que apunte a socavar los principios de Dios revelados en su Palabra. Toda ideología sectaria de esencia inmoral, y que atente contra los principios de la dignidad de la raza humana, y que el estado pretenda imponer a las familias, ha de ser rechazado al unísono por quienes conocen al Dios de la biblia. En eso no hay discusión.

El punto es observar por la biblia, los principios, enseñanzas y ejemplos que Dios nos entrega a través de ella, los cuales deben regir a los creyentes en circunstancias así. Nunca ha de ser nuestro corazón, sentimientos o impulsos humanistas quienes conduzcan nuestra voluntad de cambiar las cosas, ya que el peligro de ser engañados por esa vía se acrecienta.

Las preguntas que sobresalen ante esta efervescencia social son: ¿Será legítimo, a la luz de la biblia, unirse a entidades humanistas y de ultra derecha católica romana para combatir juntos en pro de intereses comunes? ¿Aprobará Dios la idea de mixturas y coaliciones entre evangélicos y católicos para combatir los males de esta sociedad? ¿Será que el llamado “bus de la libertad” quizás apunta a intereses ideológicos para pronto ser el “bus de la unidad”?

Las respuestas a estas y otras interrogantes se deben buscar en la infalible Palabra de Dios, y no en nuestro corazón aun caído. Recordemos que satanás es el promotor de cosas buenas también; y es él quien en la actualidad  está detrás de una “nueva agenda ecuménica”

Antes de calificar al autor de este articulo como “legalista” o “divisionista”, que es el clásico argumento que  hoy se esgrime a cualquiera que difiera de lo que las mayorías aprueban en la cristiandad actual, le recomiendo que medite en lo que la infalible Palabra de Dios nos enseña.

En primer lugar debemos entender los tiempos que estamos viviendo. Mientras que muchos dicen que estamos en tiempos de avivamiento, de nueva reforma, de restauración del evangelio verdadero, de crecimiento de la iglesia, etc., la biblia nos dice que estamos en los últimos tiempos difíciles y peligrosos (2 Tim. 3:1) y tiempos de apostasía (1 Tim. 4:1, 2 Tim. 4:3-4).

Nuestro Señor Jesucristo nos advirtió que el tiempo del fin tendría la característica de los días de Lot (Lucas 17: 28-29), y la biblia detalla con precisión lo que ocurrían en la aquella ciudad llamada Sodoma (Génesis 19: 1-5). Los homosexuales “del más joven hasta el más viejo” (v.4) rodearon la casa de Lot porque querían violar a los ángeles que fueron hospedados allí (v.5). La degeneración había aumentado a límites insospechados. No en vano, Pedro dirigido por el Espíritu Santo nos enseña:

“y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados… (Porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos)” 2 Pedro 2: 7-8

A miles de años de lo acontecido en Sodoma durante “los días de Lot”, y también de lo advertido por nuestro Señor Jesucristo y ratificado por sus apóstoles, vemos en nuestra sociedad las mismas aristas de una humanidad que aborrece la luz y no viene a la luz porque sus obras son malas (Juan 3: 19-20). Es la profecía que se está cumpliendo literalmente ante nuestros ojos y que nadie podrá revertir.

La nitidez de las sagradas escrituras respecto a la característica de los postreros días, es lo que debe regir nuestra perspectiva de manera individual, familiar, y por supuesto, como iglesia. Las profecías son nuestra “carta de navegación”; el día que prescindamos de ellas, el barco tomará un rumbo equivocado, tal cual lo vemos en la iglesia de la actualidad. Así fue en el tiempo de Israel y también en los tiempos que vivimos.

Estamos perdiendo la perspectiva de lucha. En lugar de tomar las armas espirituales que son las únicas que nos permitirán derribar toda altivez y llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Jesucristo (2 Corintios 10:4-5), estamos optando por alternativas humanistas, políticas, sociales, y lo peor dirigidas por ideologías religiosas de la iglesia católica.

Quienes nos lideran hoy en día han abandonado las profecías bíblicas, y por eso que están desviando el rumbo hacia un evangelio social y de características puramente humanistas. Ellos dicen que las profecías no son para este tiempo y que su estudio esta relegado a una tercera o cuarta categoría de importancia.

Recordemos que la perspectiva de la iglesia católica desde Agustín a la fecha, siempre ha sido de institucionalidad terrenal y jamás una perspectiva celestial, extrajera o peregrina como Cristo y sus apóstoles nos enseñan en la biblia. Tal impronta ha sido incubada en el seno de la iglesia “protestante” con mucho éxito en los últimos años, que los líderes de hoy han sucumbido ante la oferta de aquella utopía de cambiar el planeta mediante estrategias humanistas, como las actuales protestas públicas mediante un bus que recorre las calles de nuestro país.

Con mucha tristeza se observa a líderes de este movimiento esgrimiendo sus argumentos absolutamente humanistas en la televisión, cambiando la esencia del evangelio por palabras de humana sabiduría al igual que la iglesia católica; solo con una perspectiva moral y cívica. Por un lado el “pastor Soto” haciendo show en TV y en la calle, y por otro lado, una iglesia con pancartas y globos que apela al hombre muerto en delitos y pecados. El ver como pastores evangélicos golpean “la puerta” de políticos para hacer “lobby” en contra de los proyectos aberrantes del gobierno de turno, es por decir lo menos decepcionante. Hemos perdido el rumbo.

Finalmente debemos comentar que la organización “Citizen go” a través de su portal, está llamando a “firmar” a todos que se suman a esta iniciativa promovida por el activismo católico romano. Y como era de esperar, muchos ya lo están haciendo. Esto me hace recordar el memorable “acuerdo de Manhattan” el 20 de noviembre de 2009 en USA, donde se unieron cientos de Ortodoxos, Católicos y evangélicos como “un intento admirable para buscar la unidad dentro del cristianismo, y suministrar aquel esfuerzo concentrado para declarar, la santidad de la vida humana, la dignidad del matrimonio como una unión de un esposo y esposa, para declarar la dignidad de todas las personas, y promover libertad religiosa” Ecumenismo puro y duro.

Es tiempo de volver a la biblia y aceptar hidalgamente que nos hemos equivocado. Nuestra misión temporal acá en la tierra es predicar el evangelio para vida eterna, y no terrenal (Jud.1:21), enseñar a guardar todo lo que Cristo ha enseñado, y no algunas cosas (Hec. 20:27), a orar POR los que están en eminencia (políticos, gobernantes, etc.), y no orar CON ellos ni hacer partidismos políticos dentro de la iglesia (1 Tim. 2:1-3), y a esperar pacientemente el regreso de Cristo, esperando sus promesas, y no las promesas de hombres. (Rom.8: 18-25, 2 Ped. 3: 13).

Que la gracia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo nos dispense de su humildad para volver a Su Palabra antes este importante tema. Que así sea. Amen.

PEL07/2017

5 Comentarios a EL BUS DE LA UNIDAD

  1. avatar Maria Eugenia Aburto dice:

    Es lo que pensaba y me pregunto que es lo que hay verdaderamente detras de este movimiento me respondia me parece que este es un movimiento religioso partidista de extrema derecha…no soy partidaria ni defendora de ningun partido ni ningun gobierno…me preucupa que la iglesia evangelica chilena se deje llevar.Concuerdo en que debemos rechazar leyes que atenten en contra de la familia y los valores fundamentales es tiempo de promover lo que dice la Biblia con sabiduria y prudencia.

    • avatar Narcela Aranda dice:

      Tienen mi contacto.para aclarar me parece muy bueno poner limites a esta estrategia. Y que el pueblo del Señor no sea engañado.

  2. avatar Farus dice:

    Gracias Hermano Pablo por el artículo

    Las Profecías seguirán su curso, ya que “escrito está”, que El Señor nos ayude a estar velando y Orando en todo tiempo.

  3. avatar El polvo de la tierra dice:

    Le doy gracias a Dios por ésto. Gracias hermano por mantenerse fiel atalaya.

    Quisiera comentar que ante la avalancha de congregaciones que buscan alianzas ajenas a la voluntad de Dios, cosa que con horror vemos acontecer y arrastrar a amigos que han sido muy queridos, tantas personas que usadas para gran bendición para el cuerpo del Señor Jesucristo en otro tiempo y que para estos días han dejado de ser sal, he podido comprender con mayor profundidad algunas de las Palabras del Señor registradas en Juan 17.
    La preservación de los santos ante el feróz ataque espiritual de estos días – que se camufla bajo argumentos de buenas obras acorde a la “voluntad de Dios” – es la respuesta del Padre a la petición de Su amado Hijo, que no permitirá que el Hades prevalezca sobre los que son Suyos.

    Estos han sido días de gran tristeza, entre otras, porque se hace muy claro que la venida del Señor está más cerca de lo que creí, y vemos cómo mientras se preparan todos los escenarios para el recibimiento del anticristo, el número de cristianos alertas va disminuyendo dramáticamente, y entre el pueblo que se autodenomina “de Dios” ya no es guardada con temor la Palabra del Dios único, sino que va, brazos abiertos, hacia la religión mundial…
    Tenga Dios misericordia de todos nosotros!, despierte a nuestros amigos, y nos permita conformar ese pequeño grupo que estará velando y orando el día en que se manifieste nuestro Salvador (Lucas 21:34-36).

    Dios le bendiga cada día.

    “Ay!, si rompieses los cielos, y descendieras,
    y a Tu presencia se escurriesen los montes,
    Como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas,
    Para que hicieras notorio Tu Nombre a tus enemigos, y las naciones temblaran a Tu presencia!”.
    Isaías 64:1,2

  4. avatar Gloria Gonzalez dice:

    Buenas hho Pablo, Dios le bendiga muchas gracias por este excelente articulo.Dios les bendiga su hha en Cristo Gloria.

Deja un comentario